Páginas

miércoles, 24 de marzo de 2010

Síndrome de abstinencia. Depresores do sistema nervioso central.

"La reacción del organismo ante la abstinencia suele ser, en principio, respiración agitada acompañada de bostezos, lagrimeo, flujo nasal y sudoración; luego se presentan hiperactividad, sentido de alerta exacerbado, incremento del ritmo cardiaco, piloerección y fiebre. Otras manifestaciones son pupilas dilatadas, temblores, escalofríos, dolor muscular, inapetencia, dolor abdominal y diarrea. 
Este cuadro clínico suele aparecer, entre las 8 y 15 horas después de la administración de la última dosis, y también por la administración de un antagonista. El mono alcanza su techo entre las 30 a 50 horas y va desapareciendo progresivamente, pudiéndose resumir en cuatro fases, que regularmente se desarrollan como sigue:

  1ª Fase: Comienza después de la administración de la última dosis, y se pone de manifiesto por lagrimeo, rinorrea (secreción nasal), bostezos, sudoraciones.

 
2ª Fase: Aparece "Carne de Gallina", midriasis (dilatación de las pupilas), insomnio, escalofríos, inquietud, nauseas, taquipnea, taquicardia, agitación, temblores, contracciones musculares, ramalazos de calor y frío, dolores en músculos y huesos y anorexia (disminución o perdida de apetito).

  3
ª Fase: Intensificándose todos los síntomas de la 2ª fase, apareciendo además, diarrea, dolor intenso en la espalda, deshidratación (pudiendo llegar a perder hasta 2,2 kilogramos de peso al día), orgasmos espontáneos, leucitosis, eosinopenia, hiperglucemia y concentración de ácido láctico elevado en la sangre. La deshidratación a veces origina colapso y muerte.

 
4ª Fase: Se intensifican los síntomas de la 3ª fase apareciendo vómitos, diarrea y deshidratación que a veces pueden originar colapso y muerte.

La sustitución de estas sustancias por metadona es el principal procedimiento para superar la abstinencia; de hecho, este fármaco es también un narcótico, pero genera alteraciones menores, se toma con menos frecuencia y puede disminuirse la dosis poco a poco. Asimismo, la naltrexona es útil para la recuperación en caso de dependencia a la heroína, ya que bloquea los efectos de esta droga incluso en dosis intravenosas importantes. Los grupos de ayuda o la terapia psicológica son también de gran utilidad."
Pois eso...

2 comentarios:

jalo dijo...

Teño jako... por se queres.

eva dijo...

a letra pequena é para que maree ainda un pouco máis, non é?

chucho